Informe pericial psicológico en el ámbito del Derecho Penal

En los procedimientos relacionados con el Derecho Penal el psicólogo forense desarrolla sus funciones en torno a la evaluación del delincuente y de la víctima. Valora el origen del delito y la consecuente imputabilidad. Evalúa el estado mental del sujeto acusado y se relaciona la enfermedad mental con el delito, valorando la consciencia y voluntad sobre lo que el delito cometido. Por otro lado, el perito psicólogo también se ocupa de la evaluación de la víctima, su estado y sus posibles secuelas. Se evalúa su estado anterior, sus circunstancias particulares y su evolución.
Desde CINEP, su equipo de psicólogos forenses se encarga de elaborar informes psicológicos periciales relacionados con el derecho penal, en diversos procedimientos judiciales como pueden ser:

  • Valoración de la imputabilidad. Responsabilidad penal. El objetivo principal de la evaluación psicológica de la imputabilidad es reconstruir el estado mental del sujeto antes, durante y después del delito, así como la relación de dicho estado mental y la conducta delictiva realizada. La imputabilidad puede verse modulada (eximente total o atenuante) por ciertos factores individuales o situacionales. Para ello, se precisa establecer el diagnóstico clínico de la alteración, trastorno o déficit que el acusado presentara en el momento del delito, así como las conductas y el contexto en el que éstas se emitieron. También se evaluará la competencia del sujeto para ser juzgado y la valoración clínica en el momento del juicio. En un informe psicológico pericial o peritaje psicológico en este ámbito, se evaluarán las capacidades cognitivas y volitivas de la persona acusada. También se valoraría la presencia del Trastorno Mental Transitorio. En definitiva, se trata de explorar sus capacidades cognitivas y volitivas.
  • Valoración de la víctima. En este sentido, en informe pericial psicológico puede servir para valorar las siguientes áreas:
    • Secuela psíquica. El perito psicólogo en el informe pericial psicológico valora las secuelas psicológicas de la víctima y las relaciona con los hechos que se juzgan.
    • Valoración de “victimización secundaria” o victimización derivada del proceso judicial.
    • Credibilidad del testimonio.
    • Investigación criminal.
    • Autopsia psicológica. La Autopsia psicológica se realiza ante muertes de etiología dudosa para clarificar y establecer el modo o la causa de la muerte. Se valoraran aspectos como la personalidad, las circunstancias , el estado anímico del fallecido, su historial psicológico, el contexto, etc.
    • Valoración de la malapraxis psicológica La mala praxis psicológica puede generar un agravamiento en el estado psicológico de una persona y ser motivo de denuncia.
    • Valoración de la peligrosidad.
    • Valoración de menores inmersos en proceso judicial: evaluación de riesgos y medidas.
  • Personalidad criminal. Simulación y disimulación. Un peritaje psicológico en este caso consistiría en analizar el comportamiento delictivo del sujeto, ya que podría considerarse una prueba pericial admisible en un procedimiento penal.
  • Evaluación de la peligrosidad y reincidencia criminal. El informe pericial psicológico aquí versaría sobre la valoración del riesgo de violencia, es decir, la probabilidad de comisión de delitos violentos futuros por parte de una persona. Debe ser entendida como una peligrosidad criminal postdelictiva, puesto que para apreciar la peligrosidad criminal, por ejemplo, a la hora de imponer una medida de seguridad, se requiere que la persona haya cometido un hecho delictivo.